Problemas de alimentación o de imagen corporal

de del

¿Por qué es importante la imagen corporal?

Como adolescente, se pasa por muchos cambios en el propio cuerpo. Y, a medida que esto cambia, también lo hace la imagen que se tiene de uno mismo. Quedarse atrapado en diferentes aspectos negativos puede hacer que aparezcan problemas en la autoestima.

La autoestima es importante para sentirse bien con uno mismo ya que esto puede afectar a diferentes aspectos psicológicos y comportamentales. Es importante considerar las experiencias propias del adolescente con su entorno (padres, amigos, modelos a seguir, medios de comunicación etc.) ya que estos juegan un papel muy importante.

En algunas ocasiones, los malos hábitos nutricionales, una autoestima excesivamente baja, o diferentes aspectos psicológicos, pueden desencadenar en problemas y desórdenes alimenticios, con hábitos anormales que amenazan su bienestar.

¿Cuáles son los principales trastornos de alimentación?

  • Personas con indicios de anorexia nerviosa tienen una imagen distorsionada de su propio cuerpo, se niegan a comer y llegan a perder bastante peso, en estos casos aparece una realidad equivocada, viéndose con un peso que no corresponde al real.
  • Las personas con características de bulimia nerviosa, suelen comer en grandes cantidades, pero para liberarse de la tensión que esto les produce suelen purgarse, utilizar laxantes o diuréticos o incluso realizar ejercicio excesivo. Estas conductas suelen mantenerlas en secreto produciendo en el menor, un gran
  • El comer compulsivamente o por atracones, también forma un desorden alimenticio ya que no se tienen ningún control a la hora de la ingesta.

Es importante prevenir estas conductas, para que no se conviertan en trastornos completamente desarrollados, cuando una conducta alimenticia comienza a tener un impacto destructivo,  genera un gran malestar en el desempeño de las funciones, por lo que es importante consultar con un profesional.

¿Por qué es importante buscar tratamiento para estos casos?

Muchos de estos problemas alimenticios no desaparecen por si solos, y el hecho de no combatirlos cuento antes hace que pueda llegar a tener consecuencias más graves.

Pueden surgir muchos problemas físicos asociados a problemas de alimentación como anemia, pérdida de la menstruación, caries, pérdida del cabello y de la masa ósea, etc. Incluso afectar a otros problemas psicológicos como la depresión, trastornos de ansiedad o abusos de sustancias, etc.

¿Cómo trabaja un psicólogo ante este tipo de problemas?

En primer lugar, es necesario evaluar el caso para comprobar las exigencias y la intensidad del problema. En casos necesarios, se trabaja desde un enfoque multidisciplinar, contar con la evaluación y diagnóstico previo de un médico para descartar y asegurarse que el paciente está estable.

El trabajo psicólogo-adolescente tiene que ser un gran trabajo en equipo, juntos hay que explorar los pensamientos subyacentes al problema de alimentación. Con la psicoterapia se pretende mejorar las diferentes relaciones personales, conseguir una mayor estabilidad y organización en el día a día, modificar las conductas inadecuadas por otras más adaptativas y conseguir una mejor adhesión al medio.

El trabajo con familiares o pareja puede resultar una fuente enriquecedora, para prevenir futuras recaídas al resolver los problemas interpersonales relacionados con el trastorno de alimentación.

Por último es importante recordar, que un problema de alimentación puede afectar gravemente al funcionamiento del menor, cuanto más tiempo continúen los patrones anormales de alimentación más difícil puede ser de tratar. Cuanto antes comience el tratamiento, mucho más éxito se predice.