Problemas de alimentación o de la imagen corporal

de del

Un trastorno de la alimentación es un problema que causa graves perturbaciones en su alimentación diaria, tales como comer cantidades muy pequeñas o comer en exceso. Una persona puede comenzar por comer pequeñas o grandes cantidades de comida, pero en algún momento el impulso de comer se encuentra fuera de control. Además, implica más que simplemente hacer una dieta para perder peso o hacer ejercicio todos los días. Se trata de comportamiento extremos como, por ejemplo, realizar dietas que nunca terminan y que, gradualmente, se vuelven más estrictas.

Las personas que los padecen sienten una angustia severa o una fuerte preocupación por la forma o el peso del cuerpo. Normalmente aparecen durante la adolescencia o la adultez temprana, pero también comienzan a darse en la niñez o en personas más mayores. Afectan tanto a los hombres como a las mujeres. Y con frecuencia coexisten con otros problemas psicológicos como la depresión, el abuso de sustancias o los trastornos de ansiedad. Los más comunes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, la obesidad y el trastorno por atracón. Aunque comienzan a existir otros relacionados con la imagen corporal o fobias a determinados alimentos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de trastornos de la alimentación o de la imagen corporal?

Anorexia nerviosa: las personas que la padecen sienten un miedo real a engordar y tienen una imagen muy distorsionada de las dimensiones y de la forma de su cuerpo. Es por ello que no pueden mantener el peso corporal en un índice normal. Normalmente se restringe la ingesta de alimentos haciendo dieta, ayuno o ejercicio físico excesivo. Comen muy poco y lo poco que ingieren se convierte en una obsesión. También pueden recurrir a atracones y purgas, es decir, ingieren muchos alimentos y luego se deshacen de las calorías induciendo el vómito, tomando laxantes, haciendo ejercicio físico en exceso o mediante la combinación de estas.

¿Cómo puedo identificarlo? La anorexia nerviosa se caracteriza por:

  • Adelgazamiento extremo.
  • Incesante búsqueda de delgadez y negación constante a mantener un peso normal o saludable.
  • Miedo intenso a subir de peso.
  • Imagen corporal distorsionada.Trastornos alimentación anorexia bulimia psicólogos
  • Baja autoestima influenciada por las percepciones erróneas de la forma y el peso del cuerpo.
  • Negación de la gravedad.
  • Amenorrea o falta de menstruación en mujeres.
  • Alimentación extremadamente restringida.

Un indicador clave es cuándo estás personas se ven a sí mismas con mucho peso, incluso al estar delgadas. En sí, el comer, la comida y el control del peso se vuelven una obsesión. Suelen pesarse varias veces, racionan la comida y sólo comen pequeñas cantidades de ciertas comidas. No obstante, cómo ya mencionamos al principio, algunas personas con anorexia nerviosa atraviesan episodios de atracones seguidos de una dieta extrema o exceso de ejercicios, vómitos autoinducidos y abuso de laxantes, diuréticos o enemas.

Si se mantiene en el tiempo, puede generar otros síntomas observables, como pueden ser:

  • Pérdida de masa ósea (osteopenia u osteoporosis).
  • Cabello y uñas quebradizas, pueden observarse las uñas en un tono amarillento y con una fuerte pérdida del cabello.
  • Piel seca y amarillenta.
  • Crecimiento de vello en todo el cuerpo.
  • Anemia leve, agotamiento y debilidad muscular.
  • Constipación severa.
  • Presión sanguínea baja, respiración y pulso lento.
  • Daño en la estructura y el funcionamiento del corazón.
  • Daño cerebral.
  • Insuficiencia multiorgánica.
  • Disminución de la temperatura corporal interna, lo que provoca que la persona sienta frío en todo momento.
  • Letargo, pereza o cansancio todo el tiempo.
  • E infertilidad.

Bulimia nerviosa: Se caracteriza por episodios frecuentes y recurrentes de ingesta de cantidades extremadamente grandes de comida y una sensación de falta de control sobre estos episodios, es decir, come en exceso y después trata de compensarlo con medidas muy drásticas, cómo el vómito inducido, abuso de laxantes o diuréticos, ayunos o el ejercicio físico en exceso. Con el tiempo, es muy peligroso, tanto física como emocionalmente. Además, puede conducir a comportamientos compulsivosTrastornos alimentación Anorexia Bulimia Psicólogos difíciles de evitar.

¿Cuándo se considera un problema?

Cuando una persona recurre a los atracones y a la purga de manera regular, al menos dos veces por semana, durante un par de meses. A diferencia de la anorexia, generalmente mantienen lo que se considera un peso saludable o, incluso, pueden presentar cierto sobrepeso. También tienen miedo a engordar, quieren desesperadamente perder peso y se sienten muy insatisfechas con la forma y tamaño de su cuerpo. Normalmente, este comportamiento se lleva en secreto, dado que va asociado a un sentimiento de indignación y vergüenza. El ciclo de atracón y purga puede darse varias veces a la semana o en el día.

¿Qué más síntomas presentan?

  • Garganta inflamada e irritada de manera crónica.
  • Glándulas salivales inflamadas en el área del cuello y la mandíbula.
  • Esmalte de los dientes gastados, dientes cada vez más sensibles y cariados como resultado de la alta exposición al jugo gástrico.
  • Trastorno de reflujo gastroesofágico (ácido) y otros problemas gastrointestinales.
  • Dolor e irritación intestinal a causa del abuso de laxantes.
  • Gran deshidratación a causa de la pérdida de líquidos al vomitar o defecar por la acción de laxantes.
  • Desequilibrio electrolítico que puede conducir a un ataque cardíaco (niveles muy bajos o muy altos de sodio, calcio, potasio y otros minerales).

Trastorno por atracón: se da cuando la persona pierde el control sobre su alimentación. A diferencia de la bulimia, a los episodios de atracones no les siguen comportamientos como purgar, exceso de ejercicio o ayunos. Por ello, suele aparecen un problema de sobrepeso. Se caracteriza por atracones recurrentes en los que no existe conducta compensatoria. Los síntomas más frecuentes son:

  • Episodios recurrentes de atracones: ingesta, en un corto periodo de tiempo, de una cantidad de comida superior a la que la mayoría de personas podría consumir en el mismo tiempo y bajo circunstancias similares con una sensación de pérdida de control, es decir, tienen la sensación de no pueden parar de comer o controlar qué o cuánto está comiendo.
  • Se asocian a una ingesta mucho más rápida de lo normal.
  • Comen hasta sentirse desagradablemente llenos.
  • Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.
  • Comer a solas.
  • Sentirse a disgusto con uno mismo, depresión o con gran culpa después del atracón.
  • Tienen un profundo malestar al recordar el atracón.
  • Suelen darse al menos dos días a la semana.Trastornos alimentacion anorexia bulimia psicologos

¿Qué puede existir detrás del trastorno por atracón?

  • Gestionar o reducir estados de estrés, de ansiedad o depresión, ya que el atracón alivia un estado inespecífico de tensión.
  • Evadirse de estados emocionales como rabia, tristeza, frustración o miedo.
  • Auto castigarse o premiarse.
  • Poner separación o límites frente a los demás, es buscar la justificación de su aislamiento social.
  • O problemas de sexualidad o miedo a la sexualidad.

Genera muchos sentimientos de culpa, remordimientos, tristeza, autorechazo, problemas para relacionarse con sus familiares, amigos, pareja, dificultades laborales e, incluso, puede generar autolesiones e ideación suicida por la falta de control.

Desde el Centro MMG ¿Cómo trabajamos con problemas de alimentación y de imagen corporal?

Siempre realizamos una evaluación del caso para saber cuáles son las variables que están influyendo en el problema con el fin de realizar un programa individualizado para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes, se trata de un par de sesiones en las que evaluamos el origen, el desarrollo y el mantenimiento del problema en el caso particular. Una vez que hemos identificado los problemas más importantes que requieren atención se van aportando estrategias de cambio de pensamientos, conductas y emociones.

Se ayuda al paciente a remplazar pensamientos y conductas destructivas por otras más positivas y adaptativas, por medio de un control estimular. Para garantizar una recuperación duradera se trabaja con los problemas psicológicos subyacentes al trastorno de la alimentación.

Normalmente, se suele incorporar a la familia o a la pareja para poder prevenir recaídas al resolver los problemas interpersonales que se han generado. Lo más importante es insistir que con este tipo de problemas es muy importante buscar ayuda de forma muy temprana, cuándo más tiempo se mantengan los patrones de alimentación anormales más difícil es el trabajo. Los trastornos en la alimentación pueden afectar gravemente el funcionamiento y la salud de las personas.