Problemas del sueño

de del

¿Pasas noches enteras sin dormir? ¿Tienes problemas para conciliar el sueño? ¿Te despiertas en mitad de la noche y no puedes volver a dormirte? ¿Quieres acabar con el insomnio o con los problemas del sueño? Si llevas tiempo así… ¡continúa leyendo!
 
Los problemas del sueño son muy comunes, siendo el más frecuente el insomnio. Un estudio reciente encontró que hasta un 30 % de la población adulta lo presenta. Las dificultades del sueño son muy frecuentes en mujeres, niños y personas mayores de 65 años, de hecho, aproximadamente la mitad de las personas mayores se quejan de insomnio. Por lo tanto, tener problemas para dormir en algún momento de la vida es bastante normal.
 
Para comenzar… vamos a comprender que es el sueño normal y cómo funciona
 
Una noche de sueño normal tiene tres partes principales:
 
  • Fase no REM. Ésta se divide en estadios 1-4. En cada uno el sueño se va volviendo más “profundo”.
  • Fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño. El sueño REM se produce cuando el cerebro está muy activo, pero el cuerpo está inerte, salvo los ojos que se mueven rápidamente. La mayoría de los sueños se producen en esta etapa.
  • Los breves periodos de vigilia que duran 1-2 minutos.
Cada noche, alternan alrededor de 4-5 perídos de sueño no REM con 4-5 períodos de sueño REM. Además, también se producen aproximadamente cada dos horas varios períodos de vigilia de 1-2 minutos de duración, pero ocurren con más frecuencia al final de la noche. Normalmente, no se recuerda las veces que se despierta si duran menos de dos minutos. Si se distrae en los momentos de vigilia (por ejemplo, una pareja que ronca, el ruido del tráfico, el temor de despertarse, etc.), entonces tienden a durar más  y es más probable que los recuerde.
 
Al conjunto de las 4 fases no REM y la fase REM se llama ciclo de sueño. Un ciclo tiene una duración de entre 90 y 120 minutos. Repitiéndose, como ya hemos comentado, entre 4 y 5 veces en una noche. En los primeros momentos de la noche predominan las fases de sueño profundo, de descanso.
 
¿Cuáles son los problemas del sueño más comunes?
 
1.Insomnio: La palabra insomnio significa falta de sueño, la definición médica es “una persistente dificultad para quedarse o permanecer dormido, lo que deteriora el funcionamiento durante el día”. El insomnio es el problema de sueño más común. Aproximadamente 1 de cada 5 personas adultas no consigue dormir tanto como les gustaría. Cómo falta de sueño puede entenderse:
 
  • No ser capaz de dormir.
  • Despertarse demasiado temprano.
  • Despertarse varias veces durante largos períodos en la noche.
  • No sentirse descansado al levantarse.
Cuándo una persona tiene falta de sueño, a parte de sentir cansancio durante el día, se reduce su concentración, se siente irritado o no funciona bien en ninguna de sus áreas en su vida diaria, y por la noche le volverá a costar quedarse dormido a pesar del cansancio. Puede deberse a ciertos trastornos de fondo como puede ser la depresión o la ansiedad. Dentro del insomnio existe el llamado efecto de “piernas inquietas” que consiste en un hormigueo en las piernas que obliga a la persona que lo padece a moverlas. Se produce por la noche y dificulta mucho el sueño.
 
2. Apnea del sueño: Consiste en que la persona que lo sufre hace una pausa en la respiración durante el sueño. Suele durar poco y la persona recupera su respiración normal con un ronquido fuerte. Normalmente es un trastorno crónico que altera el patrón de sueño que vimos al comienzo de la página, ya que ocurre en la fase REM y se pasa a un sueño ligero provocando que la persona no descanse correctamente.
 
Por regla general, el primero en notar este síntoma suele ser un familiar ya que la persona no se da cuenta. El tipo más común es la apnea del sueño obstructiva, que se debe a una obstrucción en las vías respiratorias que impiden que el aire pase.
 
3. Narcolepsia: En este caso es una enfermedad neurológica que se debe a una anomalía cerebral que altera los mecanismos neurales del sueño. Consiste en episodios de sueño repentinos en horas de vigilia, pudiendo quedarse dormido durante 2-5 minutos en cualquier lugar y despertándose sintiéndose despejado. Puede ocurrir conduciendo, hablando o paseando simplemente. Estas personas carecen del sueño de ondas lentas y pasan directamente a la fase REM.
 
Dentro de esta enfermedad encontramos algunas variantes como son la cataplejía: siendo una parálisis total que ocurre durante la vigilia. La persona sufre debilidad muscular y puede quedar totalmente paralizada y caer al suelo. Lo que ocurre es que el fenómeno del sueño REM se produce en un momento inapropiado. La persona está consciente durante estas crisis.
 
Otra variante son las alucinaciones hipnagógicas que son ensueños vividos que ocurren antes de que la persona se duerma, es decir, sueños mientras se está despierto. O la famosa parálisis del sueño que suele darse justo antes de dormir o al despertar por la mañana pero en un momento en el que no representa peligro para la persona.
 
4. Sonambulismo: Consiste en que la persona se levanta y pasea con normalidad, puede incluso realizar acciones o mantener una conversación. Suelen ser muy breves y si no se les despierta volverán a irse a dormir pero pueden quedarse durmiendo en cualquier lugar diferente. Dentro del sonambulismo se encuentra el trastorno de ingesta asociado al sueño, en el cuál la persona come mientras está dormida.
 
5. Y, por último, entre los más comunes están los terrores nocturnos: se dan muy a menudo en los niños de entre 3 y 7 años. Se observa porque el niño puede estar sudando o respirando agitadamente, en estado de shock y muy desorientado.
 
 ¿Qué efectos tiene  la falta de sueño?
 
Si tiene problemas de sueño, es muy probable que esté experimentando como consecuencia problemas físicos y psicológicos. Es posible que tenga dificultades para concentrarse y esto puede crearle problemas mientras está conduciendo o está en el trabajo.
 
Algunos de los efectos de la falta de sueño pueden incluir:
 
  • Dormirse durante el día.
  • Sensación de cansancio.
  • Falta de concentración.
  • Problemas de memoria.
  • Dificultad para la toma de decisiones.
  • Irritabilidad.
  • Frustración.
  • Riesgo de accidentes y lesiones.
¿En qué consiste nuestra intervención en los problemas del sueño? ¿Cómo trabajamos desde MMG con dicha problemática?
 
Desde MMG siempre realizamos una evaluación del caso para saber cuáles son las variables que están influyendo en el problema con el fin de realizar un programa individualizado para mejorar la cantidad y calidad del sueño. Nuestro objetivo con dichos problemas es:
 
  • Conseguir una desactivación mental y física para que se pueda alcanzar el estado de sueño apropiado.
  • Conseguir restablecer el mecanismo automático encargado de que tu organismo alcance el estado fisiológico más adecuado para que puedas dormir.
  • Establecer un buen control estimular que consiste en poder gestionar todos los estímulos internos y externos de forma que se asocien con el descanso y no con el temor a la cama o a la falta de sueño.
  • Dotar de estrategias eficaces para favorecer y aumentar el sueño, consiguiendo un descanso profundo y reparador.
Y, por último, en los casos en los que el problema de sueño sea un síntoma de un trastorno de ansiedad o de depresión recurriremos en primer lugar a la intervención de dichos problemas, ya que para que remita es necesario solucionarlos antes.