Repercusiones en la adaptación en separaciones o divorcios

de del

Cambios que se producen en divorcios y separaciones

La mayor parte de las parejas que se separan viven un proceso real de duelo, que abarca también a los hijos, produciendo en cada miembro de la pareja unos cambios diferentes.

Todo el sistema familiar requerirá de cambios y de un reajuste en los roles, tanto en el aspecto económico, vivienda, en ocasiones cambios de colegio, de amistades, etc. El proceso es largo y en algunos casos puede desencadenar en diversos problemas.

Estos cambios siempre vienen relacionados con el modo en el que la familia acepte los posibles cambios y afronte la actual situación.

¿Qué dificultades de adaptación puede tener un hijo de padres divorciados?
Los hijos de una pareja que se divorcia, es más probable que presenten problemas de adaptación incluso problemas de conducta. Generalmente al año siguiente a la separación es cuando se presenta una tasa mayor de problemas externalizantes (consumo de alcohol y drogas, delincuencia, agresión etc), aunque parece más frecuentes y suele persistir más tiempo en los varones, según determinadas investigaciones.

En muchos casos aparecen dificultades emocionales presentando mayores niveles de ansiedad y depresión, cuando no se produce una adecuada aceptación de la situación y las habilidades y recursos de afrontamiento carecen de pautas para hacer frente a la situación.

El rendimiento académico puede verse algo deteriorado, podemos encontrarnos ante casos de absentismo escolar, que se presente una mayor desmotivación por las metas y logros, mostrando menos aspiraciones educativas.

Los adolescentes que han vivido una, dos o más transiciones matrimoniales de sus padres es más probable que presenten una menor aceptación, autonomía, y supervisión, más conflictos familiares, más conductas disruptivas en el aula y una inferior calificación global. Por el contrario, la aceptación familiar proporciona el contexto adecuado para que el niño adquiera las habilidades interpersonales y cognitivas necesarias para integrarse y permanecer en un grupo de iguales que valore los éxitos (Kurdek, Fine y Sinclair, 1995)

¿Qué podemos hacer ante estos casos?
Para un correcto desarrollo del caso,  se comienza evaluando el caso, determinando como han sido los patrones e indicadores de la separación, que pautas se llevó a cabo y como fue el proceso final. En algunos casos, en los que la separación se encuentre en trámites se puede actuar de mediador para facilitar las posibles repercusiones sobre todo en el menor. Independientemente, de en qué etapa del proceso se encuentre, se evalúa a cada uno de los miembros de la familia por separado, haciendo especial hincapié en las referencias del menor, ya que su modo de afectación puede verse influido y es importante considerar con detalle.

Seguidamente, se llevará a cabo un plan de tratamiento con los objetivos y técnicas concretas del caso, predominaran aquellos aspectos fundamentales de todo proceso si aún no se han desarrollado, como pueden ser la aceptación, cambio y desarrollo de roles, comunicación, etc. Además se instaurarán las diferentes herramientas y estrategias necesarias para paliar las consecuencias del hecho y afrontar la situación sin que esta interfiera a grande escala en la vida del menor.