2 de January del 2018

Supersticiones y Pensamiento mágico ¿Qué son? ¿Por qué mantenemos dichos pensamientos?

Hoy os hablamos acerca de las supersticiones y lo que se conoce cómo el pensamiento mágico.

 

¿Sabes qué son?

 

Por un lado, una superstición es una creencia contraria a la razón que atribuye una explicación “mágica” a la generación de los fenómenos, procesos y sus relaciones. Es decir, es la creencia, no fundamentada e irracional, de que ciertas prácticas, rituales o determinados acontecimientos pueden alterar el destino o la suerte de una persona. Hay supersticiones de distinta índole, positivas y negativas, veamos algunos ejemplos:

1)      Supersticiones que generan desgracia, atraen a la mala suerte: por ejemplo, el romper un espejo que genera 7 años de mala suerte, pasar por debajo de una escalera, cruzarse con un gato negro, derramar sal, los martes y viernes 13, abrir un paraguas bajo techo, etc.

2)      Supersticiones contra la mala suerte o que atraen a la buena suerte: tocar un objeto de madera al oír algo que no queremos que ocurra, encontrar un trébol de 4 hojas, herraduras, tener amuletos como una pata de conejo, piedras especiales, pasar el billete de la lotería por el vientre de una embarazada, etc. 

 

Y por otro lado, a lo que se denomina Pensamiento mágico es al hecho de atribuir un efecto a un hechosin existir una relación de causa-efecto entre ellos, al menos no una científicamente comprobable. Es decir, sería la atribución de propiedades mentales a fenómenos no mentales o viceversa. ¿En alguna ocasión has tratado a tus propios pensamientos como si tuvieran una influencia física en el mundo real? Es decir, ¿has pensando que tus pensamientos `pueden afectar a la realidad? Pongamos un ejemplo: Van a salir mis padres de vacaciones y si no me despido de ellos puede que les ocurra algo, o pensar en algo malo que no queremos que ocurra y creer que hay más posibilidad de que ocurra por haberlo pensando.

 

En ambos casos nos estamos atribuyendo un poder que no tenemos ya que por mucho que pensemos en algo no hay más posibilidad o probabilidad de que ocurra. Al igual que con las supersticiones ya que sería creer que ciertas cosas están destinadas a suceder por intervención de cualquier divinidad.

 

Es realmente interesante que aún en la actualidad, donde vivimos en un mundo que está pendiente de la ciencia y la tecnología, muchas personas sigan creyendo en este tipo de pensamientos. El psicólogo Matthew Hutson escribió un libro llamado “Las 7 leyes del Pensamiento mágico” donde aclara que la mayoría de las personas se aferran a dichos pensamientos porque los hacen felices, sanos y cuerdos.

 

¿Por qué suceden estos dos fenómenos? Al final son creencias y una creencia es un modelo o idea creado por la mente para satisfacer un deseo, generalmente sobre un hecho del cual se desconoce o no se acepta una explicación racional. Las personas que compartan una creencia, darán por buena dicho argumento y actuarán de acorde con ello, estableciendo rituales que son cómo normas. De ahí que las supersticiones pasen de generación en generación.

 

En el caso del pensamiento mágico simplemente es satisfacer el deseo de tener un cierto control sobre acontecimientos que ocurren en el día a día, para sentirnos a salvo de que nos puedan ocurrir cosas malas. Pero el control es completamente irracional… Si no fuera así… estamos seguras que a más de uno este año le habría tocado la lotería por tanto pensarlo.