MIEDO A VOLAR

adminUncategorizedDéjanos un Comentario

El día 7 de diciembre se conmemora el día Internacional de la Aviación Civil, ¿sabes cuántas personas padecen miedo a volar? O ¿quiénes suelen padecerlo?

Pues… alrededor del 25 % de la población tiene miedo a viajar en avión. Puede ir desde una cierta inquietud en determinados momentos del vuelo hasta un miedo completamente inasumible que, en tal caso, se considera aerofobia. Por lo tanto, no estamos hablando de un miedo poco frecuente en la sociedad, sino todo lo contrario, hasta tal punto que hoy en día la aerofobia es una de las fobias más comunes.

El miedo a volar puede afectar a cualquier persona. No es cuestión de inteligencia, cultura, sexo, edad o éxito profesional; de hecho, afecta a bastantes personas de gran éxito o que ocupan puestos de mucha responsabilidad. No obstante, aunque puede afectar a cualquiera son más propensas a padecerlo las personas creativas, con bastante imaginación y a las que les gusta tener las cosas bajo su control.

¿A qué se suele tener miedo?

Entre las personas con miedo a volar podemos distinguir 2 grandes grupos:

  • Quienes temen sufrir un accidente debido a un fallo en el avión, por error de los pilotos, por mal tiempo, etc.
  • Quienes tienen miedo a que les invada el miedo, pues temen no ser capaces de afrontar el vuelo: piensan que tendrán un ataque de pánico, que no soportarán la idea de no poder salir de ahí o piensan que harán el ridículo delante de los demás. En muchas ocasiones, este miedo está asociado a otras fobias, como a los espacios cerrados, las alturas, sufrir una crisis de ansiedad, …

Sentirse inseguro dentro de un avión favorece enormemente la aparición de la ansiedad y, por lo tanto, que aparezcan pensamientos relacionados con temer sufrir un ataque de pánico o querer salir de ahí. Por este motivo, es habitual que una persona pertenezca a ambos grupos, incluso sin ser consciente de ello.

Motivos para animarse a superar el miedo a volar e informarse:

  • Se trata de un miedo superable, y así ocurre con la gran mayoría de personas que se comprometen a vencerlo. Lo más importante es tener motivación y ganas de superarlo.
  • No son los aviones lo que nos da miedo, sino lo que pensamos en determinados momentos; como al subirnos al avión, en el despegue, si hay turbulencias, etc.
  • Debemos cambiar los pensamientos catastrofistas por unos más realistas, más acordes al riesgo tan bajo que conlleva una actividad como viajar en avión. Para ello, necesitamos informarnos.
  • La información nos permitirá entender por qué viajar en avión es seguro y no, simplemente, saber cuánto (las famosas estadísticas). Nos permitirá alejarnos de ciertas creencias, bastante extendidas, que fomentan el miedo, pero que carecen de rigor; incluso, de ser ciertas, harían tener miedo a cualquier piloto.
  • Conocer determinados consejos y ejercicios nos permitirá exponernos al miedo con mayor facilidad, logrando reducir y controlar la ansiedad.
  • Rectángulo redondeado: El miedo a volar se supera afrontándolo, pero no de cualquier forma. Conviene adquirir, previamente, conocimientos básicos sobre los aviones, al igual que seguir consejos para afrontarlo con mayor facilidad. En un principio puede parecer un objetivo muy difícil de conseguir pero, informándonos y siguiendo consejos, podremos empezar a volar con bastante más tranquilidad desde el próximo vuelo.

¿Cómo debería actuar?

Dar el paso y proponerse superar el miedo a volar. Identificar las causas del miedo y los principales temores. Tener en mente que lo más importante es tener motivación y ganas de superarlo.Pensar que se trata de un miedo insuperable. Creer que el miedo a volar se supera mediante el uso de medicamentos o tomando alcohol antes del vuelo.

Noemí Gutiérrez Serrano (M26735)

Psicóloga con especialidad en clínica y salud.

Experta en terapia familiar sistémica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *